martes, 25 de marzo de 2014

Norte de Hungría

El norte de Hungría es una región del país que en realidad se refiere al noreste del Estado húngaro. Está formada por tres condados o megye en húngaro: Nógrád, Heves y Borsod-Abaúj-Zemplén.




Geográficamente presenta la peculiaridad de ser una región bastante montañosa, en contraste con la gran planicie que es el resto del país, (con el permiso de las montañas al norte del Balaton y las Mecsek, al norte de Pécs). Las montañas, lagos y bosques le dan una naturaleza única en el país, y muchos húngaros se acercan para romper con la monotonía de la planicie. Económicamente, es la región más deprimida del país, si bien en el pasado fue bastante dinámica, ya que aquí se instaló la industria pesada de origen soviético, hoy en día esta industria es obsoleta y está clausurada, y ello ha causado tasas de paro muy elevadas (entre 15 y 20 % de la población). Hoy en día se está promocionando el turismo en la región, para recuperar la economía local. Y la verdad es que merece la pena, y mucho, visitarlo.


El norte de Hungría destaca del resto del país por ser un área montañosa.


Además de la zona de Eger, en el condado de Heves, de la cual hablé en anteriores entradas (sobre su famoso vino Bikavér, su balneario Egerszalók y su castillo), hay una región muy atractiva en torno a la ciudad de Miskolc de la cual quiero hablar. La propia ciudad en sí no tiene mucho atractivo turístico, pero sí lo tiene (y mucho) sus alrededores.

En el pueblo de Miskolctapolca, (que nada tiene que ver con la localidad cercana al Balaton de Tapolca), está el famoso Barlangfürdő, el balneario dentro de las cuevas de una montaña del cual hablé en el pasado, y que es un verdadero "must", no ya de la zona, sino de Hungría.




Al oeste de la ciudad, ya en las afueras está el castillo de Diósgyőr, hoy en ruinas, y en proceso de restauración, que muestra las colecciones de armas, armaduras, defensas y modo de vida de la época. Como curiosidad, es el reverso del ya retirado billete de 200 forint. Fue construido en el siglo XII, destruido por los mongoles, vuelto a construir y vuelto a destruir por los turcos.




Cerca de Diósgyőr está una pequeña estación de un tren panorámico que, desde las afueras de Miskolc realiza un recorrido hasta Lillafüred y más pueblos del parque nacional de Bükk, que comienza en las mismas afueras de la ciudad. Subiendo por los pueblos de Felsohamor y Alsohamor, lo recomendable es bajarse en Lillafüred, aunque el tren continúa hacia otras pequeñas localidades. Aquí hay multitud de senderos que se adentran por el parque de Bükk. Es casi obligatorio pasear por el lago Hámor, ver los jardines del palacio, la cascada e incluso pueden visitarse las cuevas de Ana y Esteban (Anna e István Barlang).


El tren panorámico que parte desde Miskolc hacia el parque nacional Bükk.


Vistas de Also y Felso Hámor desde el tren.

Lago Hámor.





La carretera que une Miskolc y Eger atraviesa todo el parque nacional de Bükk (situado entre estas dos ciudades). Hay pueblos con encanto como Bükkszentkereszt o Répáshuta, en los valles de la región, donde uno puede alojarse. En invierno la nieve cubre de blanco todo y le da un fantástico toque invernal. La carretera principal que une Eger y Miskolc, y que atraviesa el parque, sin embargo, no pasa directamente por ellos, sino que hay que desviarse.




Más al norte, en la frontera con Eslovaquia está el parque de Aggtelek, donde hay unas espectaculares cuevas, parte de ellas abierta al público, que se adentran montaña adentro varios kilómetros (algunas cruzan la frontera entre ambos países). Las cuevas son patrimonio de la humanidad de la Unesco desde 1995. La cueva de Baradla es la mayor cueva de estalactitas de Europa (las estalagmitas tampoco se quedan cortas, nunca mejor dicho) y tiene 26 kilómetros de largo de los cuales 8 están bajo Eslovaquia (donde se la conoce con el nombre de Domica). En la parte eslovaca además hay una curiosa cueva de hielo (la cueva de Dobsinska), que tiene alrededor de medio kilómetro abierto al público durante el verano, que mantiene temperaturas constantes en torno a los 0 ºC.

Cueva de Baradla, en Aggtelek.

Cueva de hielo de Dobsinska, en Eslovaquia.


Al otro lado de Bükk, al norte de Eger, se encuentra la localidad de Szilvásvárad, desde la cual parte un camino que recorre varios lagos y espectaculares hayedos, y sube por la montaña hasta una cueva. A medio camino hay una famosa caída de agua. Muchos excursionistas vienen de Budapest los fines de semana a esta zona. Justo antes de llegar al pueblo hay a mano derecha un Parking (de pago y por horas) donde se dejan los coches, y desde allí mismo parte la ruta principal. Quizás se puede dejar el coche en el pueblo, pero cuando estuve todos iban al Parking. Hay varios caminos, el que dije antes que recorre los lagos y luego sube hasta la cueva, y otro que sube a un mirador con vistas espectaculares. Hacer ambos requiere un día completo y es bastante duro. La subida a la cueva cansa bastante.

La famosa caída de agua de Szilvásvárad.

Uno de los múltiples lagos que hay en el camino.

Por último, en el condado de Nógrád hay una famosa atracción, el pueblo de Hollókő , que mantiene su estructura, urbanismo y edificios de madera, y pese a ser destruidos varias veces por los incendios, se volvieron a construir con la misma técnica, dándole un ambiente totalmente medieval casi igual que cuando hace siglos los húngaros Palóc se movían por sus calles. También tiene un castillo interesante.


Calle de Hollókő.

1 comentario:

  1. Hola
    Felicidades por tu blog,es genial.nos gustaría llegar a las cuevas de hielo desde mismo lo pero he visto que son dos horas en coche.hay otros puntos de interés en el camino hacia allá.?Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...