sábado, 15 de septiembre de 2018

Hungría vs. la UE: el informe Sargentini

Estos días Hungría ha vuelto a la palestra debido a la amenaza de la Comisión Europea de adoptar medidas contra el Estado magiar, en base al informe Sargentini. Este informe debe su nombre a una eurodiputada holandesa de un partido "verde", llamada Judith Sargentini, consta de varios puntos, y pide que se ponga en marcha el procedimiento sancionador contra Hungría previsto en el artículo 7 por violación grave de los principios democráticos. Es la primera vez que una medida de este tipo se utiliza en la historia de la UE a iniciativa del parlamento. Haciendo un breve resumen, los puntos en los que se basa son los siguientes:

- Aumento de las denuncias de solicitantes de asilo e inmigrantes por parte de las autoridades fronterizas en Hungría, así como la restricción en las medidas fronterizas y legislativas en cuanto a acceso a los procedimientos de asilo.

- El actual marco legislativo húngaro no garantiza plenamente una prensa sin censura u obstáculos a la libertad de informar. Se restringen los derechos para acceder a la información sobre el gobierno.

- Corrupción y conflictos de intereses entre los diputados húngaros, y hallazgo de graves irregularidades en la investigación sobre 35 contratos de alumbrado público.

- Injerencia en el derecho a la intimidad, al existir leyes húngaras sobre la vigilancia secreta con fines de seguridad nacional que permiten la interceptación masiva de comunicaciones.

- Actitudes patriarcales estereotipadas en Hungría con respecto a la posición de la mujer en la sociedad, y que el código penal húngaro no protege plenamente a las mujeres víctimas de la violencia doméstica.

- Preocupaciones sobre el sistema electoral húngaro, con restricción al acceso a la información y las libertades de los medios de comunicación par informar en la campaña y que pese a que esta era amplia, estaba muy polarizada y carente de análisis crítico.

- Falta de transparencia en las consultas ciudadanas e insuficiente participación de la sociedad civil, así como enmiendas a la constitución de Hungría en repetidas ocasiones, y preocupación sobre el proceso de la elaboración de la constitución en Hungría.


La eurodiputada holandesa Judith Sargentini, impulsora de este informe.
fuente: index.hu


Vamos, básicamente es un documento que agrupa todas las acusaciones que se han vertido contra el gobierno del Fidesz, encabezado por el primer ministro húngaro Viktor Orbán, durante estos últimos años. La mayor parte de las fuentes de este informe son: la ONU y su Comité de Derechos Humanos, la CE, ONGs varias, la OLAF, la OSCE y "periodistas de investigación".

El miércoles 12 de Septiembre se produjo la votación de este informe, con los siguientes resultados: de los 750 europarlamentarios, había presentes en la votación 693. De ellos, 448 votaron a favor de la aprobación del informe, 197 en contra y 48 se abstuvieron. Es decir, teniendo en cuanta solamente a los que votaron "sí" o "no", algo más de 2/3 lo hicieron a favor, requisito que era necesario para que la votación prosperase.


Resultados de la votación: participantes 693, a favor 448, en contra 197, abstenciones 48.
fuente: origo.hu


Ahora Hungría tiene tiempo para reiniciar las conversaciones y rectificar en estas materias. Si los otros gobiernos no están satisfechos con las respuestas, se haría una segunda votación sobre de si creen que se violan los valores europeos fundamentales en Hungría. Al menos 4/5 partes de ellos (22 de los 27 países, descontando Hungría) deberían hacer tal declaración. Y posteriormente, de aprobarse lo anterior, para iniciar las sanciones, se requiere una última votación con unanimidad total entre los países (obviamente Hungría no tendría tampoco voto en esta segunda ocasión).

Estas sanciones engloban suspender determinados derechos de Hungría en la UE, como el derecho a voto. De todas formas el gobierno polaco ya ha anunciado que va a vetar las sanciones contra Hungría, así que en teoría no podrían prosperar. Varios países como República Checa o Eslovaquia harían los propio de suspenderse el derecho a veto a Hungría y Polonia simultáneamente.

El gobierno húngaro, lejos de amedrentarse, va a solicitar la anulación de esta votación, ya que argumenta que no se han tenido en cuenta las abstenciones (con ellas no se llega a esta mayoría de 2/3). Además está muy disgustado con el informe, en el que podrían haberse falseado algunos datos, por ejemplo, el informe menciona a dos universidades húngaras como colaboradoras, pero ambas han rechazado categóricamente haber participado en su elaboración. Según Orbán, la sentencia ya estaba dictada de antemano y que es una venganza por haberse cerrado ante la inmigración. Lejos de rectificar, promete seguir luchando, ya que, según él, en las políticas internas de los países no pueden sobreponerse organizaciones externas sobre los gobiernos votados legítimamente por sus ciudadanos.


Viktor Orbán sigue firme en su pulso con la UE: la soberanía nacional está por encima de las órdenes de Bruselas en los asuntos internos de cada país.
fuente: index.hu


Lo cierto es que la mayoría de las fuentes de este informe, tienen bastante poca credibilidad. A estas alturas, salvo los más cándidos, todos saben de qué palo van estas supuestas ONGs, por no hablar de la ONU, esa organización fundada por los ganadores de la 2º guerra mundial, que utilizan para legitimar y justificar sus intervenciones en terceros países.

En cualquier caso, la guerra entre Orbán y la UE está llegando a su punto álgido tras años de batallas. De todas formas, dado que varios países le apoyan en la UE (especialmente el grupo de Visegrado), y que para aprobarse las sanciones se requiere unanimidad, todo esto no va a tener finalmente consecuencias severas para Hungría. Sin embargo, al Fidesz de Orbán es posible que le expulsen del Partido Popular Europeo, del que aún forma parte (en la votación, el PPE votó mayoritariamente a favor del informe).

Hay que tener en cuenta un probable escenario: si tanto la UE como Orbán siguen avanzando en su pulso, se corre el riesgo de dividir a la propia UE en dos bloques polarizados, algunos analistas ya se han puesto en el peor de los casos y han denominado a la votación del informe Sargentini como "el comienzo del fin de la UE".

A lo largo de estos años escribiendo en el blog, he repasado las políticas de Orbán y su poca sintonía con las de la UE. Que es básicamente el quid de la cuestión, aunque se disfrace de derechos humanos, libertad de prensa, discriminación y demás. El primer ministro húngaro no está  a favor de ceder soberanía nacional, considera que la UE tiene su campo en el marco de política y economía exterior, pero no en el de los asuntos internos de cada Estado miembro. Su intervencionismo en la economía nacional frente al liberalismo económico, la apertura a mercados como China y Rusia, o su defensa de valores como familia, tradición y cristianismo frente a multiculturalismo y globalización le han generado numerosos y poderosos enemigos. Entre ellos, el famoso George Soros.

Para aquel que le interese profundizar en todo esto, y en qué está pasando realmente en Hungría frente a las manipulaciones que cuenta la mass media (es imposible hacerlo en un solo artículo), dejo unos enlaces a entradas antiguas, donde en su día traté de analizar las políticas de Viktor Orbán y sus encontronazos con la UE:

Elecciones de Abril de 2018 (mayoría absoluta de Fidesz) y panorama político en Hungría

Polémica acontecida entre la Universidad Central Europea y Viktor Orbán

Cierre del periódico Népszabadság y protestas en Hungría

Referéndum en Hungría contra las cuotas migratorias de la UE

Instauración del capitalismo en el antiguo bloque socialista europeo (I)

Instauración del capitalismo en el antiguo bloque socialista europeo (II)

Tensión entre Juncker y Orbán: "hola dictador"

Corrupción en Hungría: el caso de Felcsút

domingo, 19 de agosto de 2018

San Esteban, 20 de Agosto y la tarta del país

El próximo lunes 20 de Agosto se celebra en Hungría el día de San Esteban, uno de los días festivos más importantes del año. Además de los tradicionales fuegos artificiales por la noche que se lanzan desde el Danubio en Budapest, se monta el mercadillo anual en la ribera del Danubio, que durante este día se cierra al tráfico y los peatones pueden pasear tranquilamente entre puestos, degustando bebidas y comidas típicas húngaras, o ver a los artesanos trabajar diferentes materiales. Generalmente está bastante masificado, pero merece la pena echarle un vistazo. En años pasados, por lo que imagino que en este también, se celebra una jornada de puertas abiertas en el parlamento de Budapest, que puede visitarse de forma gratuita si uno está dispuesto a hacer una enorme cola (visitar el parlamento húngaro era gratuito todos los días hasta hace algunos años para los ciudadanos de la UE, ahora toca pasar por taquilla). Este año, además, al caer en lunes, mucha gente tiene fiesta tres días seguidos, por lo que seguro que muchos aquincenses se escapan al lago Balaton o a hoteles-Spa de provincias. Sin embargo mucha gente de provincias acude a visitar la capital en este día festivo. Así que dudo que el ambiente de la capital esté tranquilo.


Puente de las cadenas y fuegos artificiales del 20 de Agosto.


Además, el 20 de Agosto se desvelará la receta de la tarta nacional de este año, que se llama Komáromi kisleány (niña de Komárom) y está elaborada con una base de pasta de miel y nuez, sobre la que se asienta una gruesa capa de crema de vainilla, con una lámina de pera interna y otra de chocolate por encima, especiada con canela y jengibre. Promete.

Sobre este concurso anual, llamado en húngaro Az Ország tortája (traducido como "la tarta del país"), ya he escrito previamente en el blog, pero a modo de resumen diré que es una competición en el que cada año los maestros pasteleros húngaros de las confiterías más importantes de cada ciudad inventan una nueva tarta, generalmente fusionando la repostería tradicional magiar con toques modernos y creativos. Un jurado decide cuál es la ganadora, y aunque su nombre y principales ingredientes se dan a conocer un poco antes, es el 20 de Agosto cuando se desvela la receta que muchas pastelerías húngaras imitarán a partir de ese día para que sus clientes puedan degustarla. Además, el propio 20 de Agosto se reparte de forma gratuita en un stand de Budapest situado junto al mercado de la ribera del Danubio.


Tarta ganadora de 2018: Komáromi kisleány
fuente: origo.hu


Esta competición se celebra desde 2007, y desde 2012 también se otorga un premio a la mejor tarta sin azúcar. Cada vez es más habitual ver en las pastelerías de Hungría muchas tartas sin azúcar, algo importante en un país donde la obesidad en uno de los principales problemas de salud. Este año la ganadora es Három kívánság (tres deseos), y se elabora con una base de bizcocho de almendra, semilla de chía y nuez, sobre la cual se extiende cereza y requesón.

San Esteban fue el fundador del Reino de Hungría, allá por el año 1000, y primer rey húngaro, recibiendo el título "rex" del papa. Su reinado duró casi cuatro décadas, hasta el año 1038. San Esteban ha sido fundamental en la historia de Hungría, ya que fomentó el cristianismo y el latín en Hungría con el objetivo de integrarse con sus países vecinos tras décadas de batallas (recordemos que los húngaros habían llegado a Europa en forma de tribus paganas, tras una larga migración desde los urales). A su vez, centralizó los poderes en la capital y creó un sistema de condados, estabilizando de forma importante la política, sociedad y economía nacional de la época, y sentando las bases del Estado húngaro. El rey Esteban fue canonizado el 20 de Agosto de 1083 y por ello este día es festivo nacional en Hungría.


Estatua del rey San Esteban en el castillo de Budapest.

lunes, 9 de julio de 2018

Viajar a Hungría en coche desde España (II)

Retomando la entrada previa, propongo otros recorridos interesantes al país magiar, en esta ocasión, en lugar de pasar por el sur o el norte de los Alpes, los atravesaremos directamente.

Opción 3: Variante transalpina por Suiza y Austria (2.207 kms, 21:52 horas).

Ofrece atravesar los Alpes a través de autopistas de montaña, un recorrido de gran belleza, que se puede ver en el primer mapa, y que en la ciudad austríaca de Salzburgo se juntaría con el segundo recorrido descrito en la entrada previa (el que pasaba por Alemania).

Las contras de este viaje son los elevados precios de los alojamientos, especialmente en épocas invernales, por el turismo de esquí. Además en esta mencionada época las condiciones meteorológicas (hielo, nieve, oscuridad...) pueden ser una dificultad añadida en un viaje tan largo.




Otra opción es realizar el viaje hasta Zurich y ahí desviarse al sur hasta Milán, atravesando el túnel de San Gotardo y la ciudad de Lugano, donde puede tomaríamos la primera ruta propuesta (en la anterior entrada). Esto último está dibujado en el segundo mapa a continuación.




Opción 4: Variante transalpina por el túnel del Mont Blanc y el valle de Aosta (2.178 kms, 20:51 horas).

Ruta de gran belleza, que ofrece cruzar los Alpes atravesando la montaña más alta de esta cordillera, el Mont Blanc, y salir a Italia por el valle de Aosta, hacia Turín y Milán, para unirse a la primera ruta descrita hasta Hungría. Además es una opción algo más corta que las otras.

Las contras son las mismas que en la opción 3, es decir, elevados precios debido al abundante turismo y la dura meteorología invernal en los Alpes que añade dificultad a un viaje tan largo si se realiza en invierno (aunque las montañas nevadas son espectaculares).



No hace falta decir que podemos incluso parar varios días en zonas concretas, dando una pequeña vuelta extra a nuestro recorrido. Por ejemplo, aprovechar para recorrerse la Toscana, la costa de Croacia, los valles de los Alpes, o los pueblos de la Costa Azul, pueden dar un encanto extra a nuestro viaje.

Por último unos pequeños consejos respecto a los peajes.

Francia: el sistema de peajes es similar al español. Los pagos se realizan en efectivo o con tarjeta mediante una parada obligatoria en algún punto del recorrido de cada autopista. Hay algunas autopistas gratuitas similares a las autovías españolas, aunque son infrecuentes. Recorrer el sur de Francia puede costarnos entre 80 y 100 € en peajes dependiendo de por donde lo hagamos.

Alemania: por el momento las famosas autobahn alemanas son gratuitas (aunque se está barajando implantar un sistema de viñeta), y además, en gran parte de ellas no hay límite de velocidad obligatorio (aunque está recomendado no sobrepasar los 130 kms/h).

Austria: al entrar al país hay que parar y comprar una viñeta o pegatina que hay que colocar en el parabrisas delantero, y nos da derecho a utilizar las autopistas austríacas. El precio depende del tiempo que queramos utilizarla, el mínimo es de 9 € para 10 días.

Suiza: al entrar al país es obligatorio adquirir una viñeta que cuesta en torno a 35 euros y es necesaria para utilizar las autopistas suizas, nos da derecho a hacerlo todo el año en el que se adquiere.

Italia: mismo sistema de peajes al español, pagando en las propias autopistas que se utilizan. Recorrer el norte de Italia de este a oeste sale por unos 50 € en peajes aproximadamente.

Eslovenia: sistema de viñeta. Para vehículos de menos de 3.500 kg. el mínimo es la de una semana que cuesta 7.50 €.

Nota: los túneles del Mont Blanc tienen un peaje de 44 € por recorrido. 

sábado, 7 de julio de 2018

Viajar a Hungría en coche desde España (I)

Viajar a Hungría en coche desde España es toda una experiencia, ya que nos "obliga" a recorrernos media Europa. Desde luego lo ideal es realizar este viaje desde la tranquilidad, organizando paradas en varios sitios, y tomándonos varios días. No obstante, si las circunstancias nos obligar a "chupar" asfalto sin parar, hay que saber que desde la frontera de Irún hasta Budapest hay poco más de 2.000 kilómetros de distancia (más o menos el equivalente a un viaje de ida a vuelta del norte al sur de España), y que con 2 conductores turnándose en el mismo vehículo puede hacerse en poco más de 20 horas seguidas, o en 2 días haciendo noche en mitad del camino para descansar.

No obstante, como dije antes, el potencial de cruzar la costa azul francesa, los Alpes, el norte de Italia, la selva negra alemana, o ciudades como Niza, Milán, Venecia, Viena, entre otras, hacen de viajar a Hungría en coche algo muy interesante. El tema económico (gasolina, peajes y alojamiento), hacen del coche una opción más cara que el avión (desde que están las aerolíneas low-cost, claro), aunque si viajan varias personas con maletas, no hay tanta diferencia de precio. Y así uno no depende de cancelaciones, retrasos, pérdidas de maletas y demás fastidios con las que las compañías aéreas nos tienen acostumbrados a los que no nos queda más remedio que subirnos a un avión.

En estos viajes puede comprobarse que para millones de europeos, recorrerse medio continente es algo relativamente convencional. Podemos ver cómo miles de coches con matricula española se dirigen a Rumanía (la enorme colonia rumana afincada en España suele viajar en verano de vacaciones a su país de origen en coche), o las decenas de miles de alemanes o escandinavos que veranean en España y viajan en sus coches o caravanas. Asuntos de trabajo, familiares o parejas Erasmus han llenado las autopistas europeas, en ese fenómeno bautizado como globalización.

El único país que tenemos que cruzar obligatoriamente es nuestra vecina Francia. Desde la frontera gala se nos abren múltiples opciones: el norte de Italia y Eslovenia, Suiza y Austria o Alemania. Para simplificar las cosas, en las rutas que voy a plantear en esta serie de entradas utilizaré un hipotético viaje desde Irún hasta Budapest. El viaje en España hasta la frontera dependerá de la ciudad de origen, igualmente el que no vaya a la capital húngara tendrá que añadir el camino hasta su destino, dentro de tierras húngaras. Y si uno cruza por La Jonquera, también será diferente.

Opción 1: Variante por la costa azul francesa, el norte de Italia y Eslovenia (2.144 kilómetros, 19:36 horas de viaje).

La principal ventaja de este viaje es que es la opción más corta en kilómetros, ya que físicamente es el viaje más "recto" posible, además de poder parar en ciudades como Marsella, Niza, Mónaco, Génova, Milán, Turín, Venecia o Lubiana. La costa azul francesa, o el norte de Italia son regiones de gran belleza que podremos disfrutar por el camino. Igualmente la belleza de Lubiana y Eslovenia puede sorprender a quienes no conozcan este hermoso y pequeño país.

Las contras de este viaje son: por un lado, el elevado precio de los peajes de las autopistas de la costa azul y el norte de Italia, además de la gran saturación de tráfico que tienen estas carreteras, especialmente es la época estival, que puede ser que coincida con nuestro viaje. Además, los alojamientos también tiene precios elevados en verano, aprovechando el tirón turístico de la zona.



Opción 2: Variante por el sur de Alemania y Austria (2.203 kilómetros, 21:22 horas de viaje).

Es probablemente la ruta más práctica. Aunque es un poco más larga que la previa, las autopistas alemanas gratuitas hacen que el presupuesto de este viaje sea más asequible. Además de no estar tan masificado como la primera opción, igualmente, por este motivo, los precios de los alojamientos son más económicos. A lo largo de este viaje podemos visitar la selva negra o la Baviera alemanas, así como la capital austríaca.

La única contra es que la belleza del mediterráneo francés, los Alpes o las ciudades del norte de Italia nos quedarán bastante lejos. Y que en kilómetros y tiempo es un poco más larga que la opción previa.



En la próxima entrada escribiré acerca de las opciones de viajar a Hungría desde España atravesando los Alpes por varios lugares, también muy atractivas, además de varios consejos e información sobre precios, peajes o viñetas, entre otros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...