martes, 12 de marzo de 2019

Hungría y el escándalo de los inmigrantes venezolanos

Hace algunos meses, varios lectores venezolanos de este blog comentaban que el gobierno húngaro les había ofrecido la posibilidad de establecerse en Hungría y comenzar una nueva vida allí, por ser descendientes de húngaros que emigraron a Venezuela décadas atrás. Esto en su momento me pareció algo sorprendente, aunque no le di demasiada importancia, más allá de ofrecer la modesta ayuda que este humilde blog puede ofrecer a aquellos que se interesan por la cultura magiar, como era el caso de estos lectores.

En cualquier caso, como decía, me sorprendió que el gobierno húngaro, abiertamente contrario a la inmigración, organizase un programa con fondos del erario público para favorecer aquello de lo que oficialmente reniega. No le di más vueltas a este asunto, hasta que hace poco, el diario húngaro Index publicó un reportaje sobre un supuesto programa secreto del gobierno húngaro para asentar inmigrantes procedentes de Venezuela en Hungría, que más o menos confirmaba aquello que los lectores del blog me habían contado meses atrás. La noticia levantó una gran polémica en todo el país e incluso tuvo cierta repercusión internacional, precisamente por la postura oficial del gobierno húngaro de Fidesz presidido por Viktor Orbán acerca de la inmigración.

Se calcula que alrededor de 5.000 húngaros, la mayoría excombatientes o colaboradores del régimen nazi, huyeron a Venezuela tras la segunda guerra mundial, por temor a las represalias de los países aliados, asentándose fundamentalmente en Caracas. Años más tarde se produjo un segundo éxodo, más pequeño que el anterior, tras la fallida revolución húngara contra la URSS de 1956. Esto no fue un fenómeno exclusivo del país bolivariano, sino que ocurrió en casi toda Sudamérica. Una vez asentados, terminarían formando colonias relativamente importantes en cada país, con casas culturales donde se reunían para mantener sus tradiciones, costumbres y fiestas. Con el paso del tiempo, las generaciones descendientes fueron integrándose hasta el punto de ir perdiendo paulatinamente muchas de sus costumbres y cultura originarias, quedándoles como único vestigio de magiaridad algún apellido húngaro perdido en su árbol genealógico.

Dado el agravamiento que ha sufrido en los últimos años la situación en Venezuela (tanto por factores internos como externos, en ese debate no pretendo entrar), el gobierno húngaro comenzó a facilitar el retorno de estos descendientes de magiares emigrados, probablemente con el doble objetivo de paliar la escasez de mano de obra que hay en Hungría.




Según el portal index.hu, una vez admitidos en este "programa de retorno", se les facilitaría de manera gratuita un pasaje aéreo a Budapest, alojamiento gratuito durante el primer año, un programa de integración con clases de húngaro e inglés y permiso de residencia para poder trabajar en Hungría al poco tiempo de su llegada. Una vez transcurrido este primer año deben tener la capacidad de vivir con sus propios recursos. El único requisito para acceder a este programa sería poder demostrar un ancestro húngaro (generalmente un abuelo emigrado en las épocas descritas).

Lo más curioso es que las personas a las que entrevistó el diario húngaro aseguraron que desde el gobierno se les había pedido máxima discreción con el tema, algo que no comprendieron, ya que consideraban que se les daba el permiso de asilo como a cualquier persona procedente de un país con un conflicto especial. En el artículo se menciona que unas 300 personas habrían llegado así a Hungría, procedentes de Venezuela. Casi ninguno hablaba húngaro y pocos lo hacían en inglés, por lo que no pudieron realizar muchas entrevistas. Básicamente recalcan la dura situación de Venezuela en los últimos años, con desabastecimiento de alimentos y medicamentos, atracos y robos continuos, etc. y destacan la seguridad y el buen funcionamiento de Hungría en comparación con su país de origen.

Según Index, la mayoría de quienes se acogieron a esta medida aprendieron sus primeras palabras de húngaro después de llegar a Hungría, y en muchos casos ni siquiera sus padres hablaban ya húngaro.

La mayoría, al llegar a Hungría, eran alojados en el lago Balaton, en un hotel de la turística localidad de Balatonőszöd, y enseguida llamaron la atención a los locales, quienes comenzaron a llamar a la policía pensando que se trataba de inmigrantes ilegales procedentes de la ruta de los Balcanes (véase entradas previas sobre la ola migratoria de 2015).




El hecho de que sea un programa bastante meticuloso y organizado, y que el gobierno no haya anunciado nada al respecto, da que pensar. Los políticos de Fidesz consultados por Index insisten en que no se trata de inmigrantes ni refugiados, sino de "húngaros repatriados", y que todo húngaro tiene derecho a volver a la madre patria independientemente de donde vivan, un tema sensible dado el gran número que magiares que quedaron fuera de las fronteras tras la firma del tratado de Trianon. (véase esta entrada haciendo click aquí).

Segun Index, habría dos organismos principales gestionando el asentamiento de venezolanos en Hungría: la embajada de Hungría en Quito, Ecuador, (dado que Hungría no dispone de embajada en Venezuela), y la Hungarian Charity Service of the Order of Malta, organización fundada por la baronesa húngara Csilla von Boeselager, quien en su momento huyó a Venezuela. Su propia hermana preside la Federación de Organizaciones Húngaras en Latinoamérica. Estos dos organismos son los que se pondrían en contacto con los descendientes de húngaros en Venezuela.

Los solicitantes deben presentar en la Casa Húngara de Caracas alguna prueba de tener un antepasado húngaro, aunque los reporteros de Index refieren que un entrevistado mencionó que su hermano, que además hablaba algo de húngaro, fue rechazado en el programa, por lo que la elección de los candidatos parece cuanto menos algo aleatoria (por no pensar teorías más rocambolescas).

A pesar de que son considerados por el gobierno húngaro como húngaros repatriados, lo cierto es que la mayoría de ellos, según los periodistas de Index, no hablan húngaro, desconocen la cultura húngara y todos son en realidad ciudadanos venezolanos. Sin embargo, esta peculiaridad de ser descendientes de húngaros, aunque sea de forma remota, les permitiría evadir las complicadas leyes y normas que el propio gobierno húngaro, que impulsa este programa, aprobó recientemente como consecuencia de la crisis migratoria europea vivida hace unos años.

El invento no es nuevo, y parece una especie de copia de la famosa "ley de retorno" del estado de Israel. Desde el blog animo a aquellos venezolanos instalados en Hungría, o aquellos pendientes de ver si son aceptados desde Venezuela, a compartir sus experiencias y dudas.


Casa húngara de Caracas, Venezuela.

nota: la información y las fotografías se han obtenido de index.hu y wikipedia. El artículo original (en húngaro) lo puedes encontrar haciendo click aquí.

8 comentarios:

  1. Consulta: cuál sería el escándalo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto, pues ha sido a nivel politico y mediatico, el hecho de que el gobierno hungaro, abiertamente contrario a la inmigracion y las organizaciones que la promueven, sea el mismo que a escondidas trae al pais inmigrantes argumentando que son hungaros, cuando no es cierto, y les cubre los gastos del primer año, ha hecho que la oposicion se haya tirado a su cuello, por la incongruencia que supone todo esto... y desde los medios tambien les han dado mucha caña... vamos que ha sido tema de rabiosa actualidad, como se suele decir.

      Eliminar
    2. No es cierto que no somos húngaros? Conoces las leyes húngaras? Claro que somos húngaros. No somos inmigrantes somos ciudadanos (estatus jurídico distintos). A informarse un poco..

      FX.

      Eliminar
  2. El gobierno Húngaro no es antiinmigración, es anti inmigrantes ilegales que no cumplen con los requisitos legales para vivir en Hungría.

    Así como pasa con Españoles e italianos o portugueses, Hungría esta en facultad de potestades para otorgar documentos que por ley son adquiribles.

    Asi que el verdadero problema es el ataque que pretende desprestigiar al gobierno húngaro. Y si, es anti inmigración ilegal. La figura legal es de REPATRIADOS no "Refugiados". Los Q e se establecen en Hungría, son ciudadanos con todos los deberes y derechos.

    Por otro lado, el que tiene familia o conocidos húngaros, saben lo orgulloso que son de su gentilicio y en mi caso, a pesar de no hablar húngaro, crecí con cariño y orgullo infundado en casa por tener sangre magyar.

    Así que bravo por Orbán, Hungría y los venezolanos - húngaros que vienen a conocer a su otro hogar.

    FX.

    ResponderEliminar
  3. Hola FX, celebro su entusiasmo con el asunto, pero creo que el que debe informarse mejor es usted y que mezcla el concepto de inmigrante con el de ciudadano. Segun la real academia de la lengua, la definicion de inmigrante es: dicho de una persona: Llegar a un país extranjero para radicarse en él.

    Una cosa es que la ley hungara otorgue la ciudadania o permiso de residencia a una persona que ha nacido y vivido toda su vida en otro pais, aunque desconozca la cultura e idioma hungaros, y otra el hecho de que a efectos practicos el tener un abuelo hungaro le convierta en hungaro.

    En cuanto a la postura del gobierno hungaro sobre la inmigracion, creo que he seguido la actualidad durante muchos años y se ha resumido en el blog, pero en cualquier caso puede usted buscar discursos de Viktor Orban y su concepto de europa y el efecto de la inmigracion sobre el continente. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tu premisa es errada. Primero, hablamos de inmigración en concepto legal. Un refugiado no paga impuestos y posee un sistema de protección distinto a un ciudadano normal. Segundo, es una práctica normal (ius sanguinis o derecho por consanguinidad) que tener ascendencia te haga legítimamente nacional de un país determinado. Repito, muy común en latinoamerica.

      La ley húngara reconoce el derecho de sangre por encima del ius solis (derecho de la tierra donde se nace), así que no tiene nada de contrario en el discurso de Orbán que no desea una inmigración no afín con los valores cristianos y húngaros. Es una decisión soberana y además, humanitaria.

      Por último. A pesar de ser "anti inmigración", puedes señalame ejemplos de personas públicamente humilladas o negados sus derechos por no ser húngaros?? Que va. Lo siento pero veo mucha influencia de la prensa anti Orbán en vez de observar la realidad.

      Y repito, pasa en varios países europeos.. Tener ascendencia de 3 grados SI TE da el DERECHO de adquirir la nacionalidad.

      Bravo por Orbán y su determinación de retornar a quien, en su momento, le dio un abrazo a los emigrantes hungaros.

      Saludos.
      FX.

      Eliminar
  4. Y no me malinterprete, no tengo nada en contra suya, me parece perfecto que haya logrado establecerse en Hungria y tener una vida mejor, y celebro que los venezolanos de ascendencia hungara puedan irse a vivir a Hungria y conocer la cultura de sus antepasados. El objetivo de esta entrada del blog es divulgar esta historia y la polemica que ha levantado en Hungria, nada mas. Le animo a que comparta su historia si es tan amable y le deseo lo mejor en este gran pais que es Hungria y que disfrute de su gente.

    ResponderEliminar
  5. Es bonita Hungría como el resto del planeta y sus habitantes , me gustaría ver Hungría ... Bs y suerte a todos ��

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...