viernes, 21 de marzo de 2014

Balaton



El lago Balaton es el mayor lago de Europa central, y uno de los mayores de agua dulce de toda Europa. Tal es su tamaño que los propios húngaros lo apodan cariñosamente "el mar húngaro" (magyar tenger). Recordemos que Hungría no tiene salida al mar.


Mapa de Hungría, con el lago Balaton y las principales ciudades del país.


Tiene 79 kilómetros de largo, y una anchura variable que es de 14 kilómetros en su punto máximo. Ocupa 594 kilómetros cuadrados y su profundidad media es de 3,2 metros (12 en su punto más profundo). Esto significa que tiene una forma eminentemente alargada, con una pequeña península al este (Tihany) en forma de diente y que es poco profundo (como cabe esperar en un país bastante llano como Hungría).





Su poca profundidad hace que en verano sus aguas sean relativamente templadas, y esto ha provocado que sea una de las mayores atracciones turísticas y vacacionales del país. Es el lugar de veraneo de muchísimos húngaros, y debido a su cercanía, también lo es de muchos austríacos y alemanes.


Principales poblaciones del lago Balaton



La costa del Balaton se divide en norte y sur. La costa sur es la más popular, es totalmente llana, y se encuentran las zonas hoteleras, las discotecas y las mayores poblaciones. Por el contrario, la costa norte es más montañosa, menos poblada, ofrece más naturaleza y cuenta con bodegas. La ciudad más grande es Siófok, que es considerada como la capital del Balaton, y cuenta con 25.000 habitantes, cifra que se multiplica en verano.


La torre de agua de Siófok.




Aunque mucha gente se instala en los Resort del sur y sigue un turismo de sol, playa y discotecas, la costa norte ofrece muchas más posibilidades. O por qué no, se pueden combinar las dos. Otra opción, la que yo he realizado personalmente, ha sido recorrer el lago en bicicleta. Algo más de 200 kilómetros, los que realicé durante una semana. Para mi gusto es la más recomendable.




La bicicleta se puede alquilar allí, aunque en mi caso yo la llevé en tren. Si viajas al Balaton con bici en tren hay un descuento por el cual el precio del transporte de la misma es bastante barato. En la mayor parte de la costa hay un bici carril específico cerrado al tráfico, en una pequeña parte hay que viajar por carretera con los coches. Las indicaciones no son muy buenas, pero son suficientes (es inevitable perderse y tener que dar la vuelta en alguna ocasión, pero no más allá de unos kilómetros).


Bici carril paralelo a la carretera, que recorre gran parte de la costa del lago 

Señal que indica el bici carril que recorre el lago.


Como decía, la costa norte es montañosa. Aunque no son grandes montañas, las cuestas son duras si vas en bicicleta. El recorrido es, como se dice en el argot ciclista "rompepiernas", con continuas subidas y bajadas que impiden llevar un ritmo fijo y que acaban cansando muchísimo (de ahí la expresión). Allí están las principales atracciones. En la zona de Badacsony se pueden contemplar los hermosos viñedos, visitar las bodegas o comer en los restaurantes, algunos de ellos situados en plena montaña y desde cuyas terrazas hay vistas preciosas del lago.


Vista desde una colina de Badacsony, con las viñas en la ladera.


En otras poblaciones como Balatonfüred (la capital de la costa norte) también hay Spa y resorts. Además hay pueblos bastante cuidados y pintorescos, como por ejemplo, Csopak.


Como dije, en la zona norte hay buenos repechos. 


Csopak, un pueblecito encantador de la costa norte.


Una localidad interesante, aunque a varios kilómetros del lago, es Tapolca, en cuya plaza central hay un lago con una fuente espectacular, y una cuevas inundadas que pueden recorrerse en pequeñas embarcaciones que tu mismo manejas con un remo:





En la costa sur se puede disfrutar de las playas, aunque yo prefiero llamarlas zonas de baño, porque no se parecen en nada a las playas. Las hay de dos tipos, de pago o gratuitas. Las de pago suelen tener zonas ajardinadas muy cuidadas, piscinas, servicios como baños, restaurantes, bar y cabinas para cambiarse. No son muy caras (como 2-3 €), aunque para una familia que vaya varios días, en mi opinión, sí que termina siendo un desembolso considerable. Las zonas de baño gratuitas suelen tener césped, relativamente cuidado, arbolado y poco más. Normalmente la entrada al lado se hace por una pasarela o tablones y el fondo es más bien fangoso, si bien hay algunas playas de arena artificiales.



La escasa profundidad del lago permite recorrer muchos metros andando por el agua.


En cualquier población (en el sur apenas hay campo entre un pueblo y otro, en el norte sí hay zonas más salvajes) hay hoteles, pensiones, supermercados, restaurantes, cafeterías y los servicios necesarios. La mayor parte de los veraneantes son húngaros (Budapest está a menos de una hora en coche, y a hora y media en tren). También hay gran cantidad de austríacos (el país y su capital Viena están también a una hora en coche), atraídos no solo por la cercanía, sino por los precios baratos. Muchos incluso tienen casa propia y veranean regularmente. Otro tipo de alojamiento muy popular son casas donde la familia o el dueño vive en la planta baja, que está totalmente separada de la planta superior donde se hospedan los clientes, y a la que se accede únicamente por una escalera situada en el jardín.

El idioma predominante de la zona, además del húngaro, es el alemán, que suele ser el segundo idioma (a veces es incluso difícil encontrar la carta de un restaurante en inglés), aunque en las zonas más turísticas todo está indicado en los tres idiomas.


Vacas grises húngaras (magyar szürkemarha), una especie típica del lugar, de la que se obtiene una ternera de gran calidad.

La península de Tihany, en la costa norte, es una de las zonas que más belleza atesora.


Por último, muchos turistas de todo el planeta que visitan Budapest hacen una breve escapada de un día para ver el lago. No obstante, conocer bien el Balaton lleva por lo menos una semana, y recorrerlo en bicicleta ofrece esta posibilidad inolvidable.


Castillo-palacio de Keszthely, en el extremo occidental del lago.

Es curioso que, sin embargo, en invierno el lago suele congelarse debido a las bajas temperaturas y las frecuentes nevadas. Una imagen totalmente distinta a la que ofrece en verano, con playas soleadas llenas de gente y cálidas aguas.





Para terminar, una imagen atípica. Durante el invierno, cuando el Balaton se congela, algunos millonarios se apostaron a ver quién llegaba más lejos con su Hummer cruzando la superficie helada. Finalmente, el hielo se rompió y el coche se hundió en el lago, para ser posteriormente recogido con grúa. No deja de ser curioso que la multa eran unos escasos cien euros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...