martes, 8 de julio de 2014

Bicicletas en Hungría

Por las calles de las ciudades húngaras circulan un montón de bicis, esto es algo de lo que uno se percata inmediatamente. Con nombres tan extraños en húngaro como bringa, kerékpár o simplemente bicikli (el más fácil para los extranjeros, pronunciado como "bichikli"), es el medio de transporte de muchos húngaros y extranjeros.

Y no solo niños o universitarios usan la bici para moverse por la ciudad, sino que es habitual ver obreros, jardineros, carteros o jubilados yendo a trabajar o al mercado en bici, así como muchos padres con la sillita de bebé detrás en la propia bici. Y es que hay que recordar que el coche aquí es un lujo para una parte enorme de la población (en Budapest no se nota tanto, pero fuera de la capital las bicis ganan a los coches en número).

Circular en bici por las ciudades de Hungría a veces no es fácil: al mal estado de las calles, carreteras y bicicarriles se le une muchas veces el poco respeto de los automovilistas. En la propia capital puede contemplarse la danza de los ciclistas entre coches, autobuses y demás vehículos por los estrechos y saturados carriles de los körút (calles de circunvalación). Dentro de las ciudades hay calles en las que está prohibido circular en bici. También hay cosas positivas: poco a poco se está tejiendo una nueva red de bicicarriles, y allí donde hay nuevos, es bastante agradable circular. En Budapest hay algunos paralelos al Danubio muy agradables. Sin embargo, fuera de las zonas y calles renovadas es muy diferente.

Por otra parte, aunque por desgracia existen, los robos de bicicletas son mucho menos frecuentes que en España (cosa no muy difícil), y es habitual ver bicis con candados que prácticamente se pueden romper con la mirada.  Ante la pasividad de la policía y los jueces con los robos (más habituales en Budapest que en otras ciudades), han surgido algunos grupos (a veces relacionados con la extrema derecha) que colocan localizadores GPS en algunas bicicletas "cebo" y persiguen así a los ladrones.

Al ser la bicicleta un fenómeno tan habitual hay un enorme mercado de segunda mano y muchas tiendas de reparación y venta de bicis, con lo que los precios son bastante asequibles.

Un par de veces veces al año (generalmente al comienzo de la primavera y del otoño) se celebra la llamada "Critical Mass", una especie de manifestación en bicicleta por las mayores ciudades del país, donde un enorme pelotón de ciclistas (incluyendo niños, padres, aficionados y curiosas bicicletas tuneadas hasta niveles inimaginables). Generalmente se reclama la mejora en las condiciones de los bicicarriles o un mayor respeto por parte de los conductores a los ciclistas. Varias veces en el recorrido se detiene todo el mundo y se levanta la bicicleta a modo de protesta. Esta manifestación está organizada y cuenta con el apoyo de la policía.






La Critical mass, aunque también se realiza en Hungría, tiene sus orígenes en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, y se realiza en casi todos los países de Europa.

Si bien circular por las ciudades es aceptable, y dentro de los recursos del país hay una aceptable red de bicicarriles, una cosa muy distinta es hacerlo fuera de ciudad. Las carreteras húngaras son bastante malas: los arcenes no existen salvo contadísimas excepciones, los carriles son muy estrechos y para colmo en muchas carreteras está prohibido por señalización circular en bicicleta, sin que se ofrezca ninguna vía alternativa para hacerlo. Y aunque se ve de vez en cuando algún ciclista profesional o semiprofesional, hacerlo por estas carreteras es doblemente meritorio.

En cualquier caso hay varios recorridos preparados para la bicileta a lo largo del país. El más famoso seguramente sea el bicicarril que rodea el lago Balaton, una vuelta de unos 200 kilómetros que bien merece la pena, y que de hecho es una experiencia increíble como conté en dicha entrada. Otro recorrido muy interesante se encuentra en el lago Fertő (en alemán: lago Neusiedl), en la frontera con Austria. Y uno de los más famosos seguramente sea el que une Budapest con Szentendre, que es parte de la ruta EuroVelo 6, que paralelo al Danubio une Viena, Budapest y Belgrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...