sábado, 10 de mayo de 2014

Transporte en Hungría (I) : Tren

El transporte ferroviario húngaro está en manos de la empresa pública MÁV (Magyar Államvasútak), y consta fundamentalmente de un sistema radial que comunica Budapest con las principales ciudades y las fronteras con los países de alrededor.




En general los trenes en Hungría son aceptables. La sencilla orografía del país, eminentemente llana, permiten un sistema funcional sin necesitar grandes inversiones. Debido a la situación económica de Hungría, la mayoría de los trenes tienen muchos años a sus espaldas, incluso los que cubren las principales líneas, aunque en los últimos años se han comenzado lentamente a sustituir por unos nuevos, más modernos, cómodos y silenciosos, pese a que el estado de la red ferroviaria no permite aumentar mucho su velocidad (que es de una máxima de 90-100 kms/h en las vías principales). De momento los nuevos trenes (similares a los de España) cubren tan solo las cercanías de Budapest y el Balaton.


Tren habitual en Hungría.

Nuevos trenes Bombardier que han comenzado a introducirse lentamente en el país.


El tren es la elección si queremos ir de Budapest a las principales ciudades (como Debrecen, Szeged, Pécs, Miskolc, Gyor, Székesfehérvar...) o viceversa, ya que es más rápido y cómodo que el autobús. Si lo hacemos en los típicos trenes húngaros, encontraremos algo difícil de entender para los extranjeros: aunque aparentemente hay dos tipos de trenes en cada trayecto, el normal y el Intercity, solo es uno: Intercity se refiere en realidad a un tipo de vagón, con asientos individuales y numerados. Sin embargo hay que pagar un suplemento por viajar en él.

Dentro del billete normal hay también 1º y 2º clase. La 1º clase es algo más cómoda (no mucho) y más cara. Viajar en 2º clase (la más económica) es toda una experiencia si se hace en las clásicas cabinas compartidas por hasta 8 personas, con largos asientos de hasta 4 plazas cada uno, donde viajan casi todos los húngaros. Para los novatos es bastante difícil acertar en qué vagón sentarse las primeras veces, el billete que nos dan es muy complicado, está en húngaro y dado que la mayoría de revisores no hablan inglés, si no acertamos con el vagón, sin entender muy bien porqué nos veremos obligados a cambiar de sitio (algo bastante incómodo si llevamos maletas) o a pagar un suplemento. Un consejo: si compramos Intercity hay que subirse a los vagones que pone por fuera Intercity. Si vamos en 2º clase, hay que fijarse en los vagones que pone un 2. Aunque parece lógico, si vamos con tiempo a la estación de salida no hay mucho problema, pero si llegamos justos de tiempo o nos subimos en una parada intermedia donde el tren apenas para unos segundos, la cosa cambia, y si ya vamos tirando de maletas...


Pasillo de los vagones de 2º clase, con las cabinas a la derecha.

Cabina típica de 2º clase, compartida por hasta 8 personas. En la imagen hay un panel roto delante de la ventana, pero no he conseguido una foto mejor.

Si vamos a la taquilla a sacar el billete (en algunas estaciones también hay máquinas), y no hablamos húngaro, es aconsejable mirar primero que la chica de la ventana sea joven, ya que probablemente hable inglés. Hasta hace unos años casi todas eran señoras mayores obesas y malhumoradas (prototipo total) que con suerte chapurreaban algo de alemán o ruso. Ahora ya es más fácil ver a gente joven.

En cuanto al precio de los billetes, es caro en relación al poder adquisitivo nacional medio. Ha subido en torno a un 30% en el último lustro, y pese a seguir siendo inferior al de los países occidentales, ha recortado bastante distancia. En general, en occidente los trenes son caros y rápidos, y los autobuses más asequibles y algo más lentos. En Hungría ambos valen igual, estableciendo el Estado un precio similar por cada kilómetro de distancia. Debido al pequeño tamaño del país, las distancias hacen que el precio final del billete no sea grande, ni tampoco la duración del viaje. Para hacerse una idea, el precio ahora mismo es similar al de los autobuses de largo recorrido en España.


Mapa con las líneas de tren del país. El sistema radial con centro en Budapest es la base de los ferrocarriles húngaros, con algunas líneas secundarias entre las otras ciudades.


Los mayores fallos del tren aquí son la escasa limpieza y los habituales retrasos. Los trenes viejos (casi todos) son bastante ruidosos (en especial al frenar) y tienen el piso alto, con lo que hay que superar unos complicados escalones para subir. Las averías son frecuentes, así como las paradas imprevistas, ya que pese a que en muchos tramos hay doble vía, a veces tan solo una está electrificada. No es muy extraño que alguien se suicide arrojándose a las vías al paso del tren (Hungría es el 8º país del mundo con mayor tasa de suicidios).

Algunos horarios están totalmente masificados, especialmente en la 2º clase: a primera hora de la mañana, por la tarde y, sobre todo, el viernes y el domingo por la tarde los vagones están absolutamente saturados, ya que es cuando más gente se desplaza y, sin embargo, no existen trenes de refuerzo (ni siquiera vagones muchas veces), y mucha gente tiene que viajar de pie en el pasillo o sentada en el suelo de los vagones para bicicletas. Algunas veces casi me recuerda a las imágenes de los trenes de la India, aunque aquí, de momento, la gente no viaja en el techo. Si viajamos en esas ocasiones y queremos hacerlo sentados, hay que ir a la estación entre 45 y 30 minutos antes, muchas veces el tren ya está en el andén. Si nos subimos en una parada... seguramente toque ir de pie. Eso sí, el precio del billete es el mismo y no penséis que por estar lleno los revisores no van a pasar. En estos casos, si queremos ir cómodos, mejor comprar un billete Intercity.

En cuanto a la red secundaria, está poco desarrollada, y normalmente estos son los trayectos que haremos en autobús. Sin embargo, no está exenta de exotismo. Muchas veces consta de pequeños trenes de un vagón que incorpora una locomotora diésel que nos hará viajar al pasado. Sin embargo son muy lentos y ruidosos, y aunque es gracioso montarse una vez, no lo es si tienes que realizar el recorrido todos los días o con gran frecuencia.





En Budapest hay 3 estaciones principales: Nyugati (Oeste), Keleti (Este) y Déli (Sur). Las de Nyugati y Keleti son enormes y espectaculares edificios construidos en la época de esplendor del Imperio Austrohúngaro (como el parlamento o la ópera), la de Déli es más moderna y similar a cualquier estación occidental. Desde aquí parten los trenes al Balaton o Székesfehérvár. Desde Keleti parten casi todos los trenes internacionales y al este (Debrecen, Miskolc, Nyíregyháza), mientras que desde Nyugati salen los trenes al aeropuerto y al sur (Kecskemét, Szeged).


Estación de Budapest-Keleti.


Algunas tiempos aproximadas y distancias de los trayectos principales:

Budapest - Siófok (Balaton): 1:27 (120 kms.)

Budapest - Székesfehérvár: 0:46 (67 kms.)

Budapest - Debrecen: 2:40 (221 kms.)

Budapest - Szeged: 2:22 (191 kms.)

Budapest - Pécs: 2:51 (228 kms.)

Budapest - Viena: 3:02

Budapest - Bucarest: 14:35

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...