jueves, 26 de marzo de 2015

Pueblo Székely

Los székely (también llamados szekler en alemán) son una etnia húngara un tanto peculiar, que reside en la tierra o país székely (Székelyföld), una región de Transilvania, en Rumanía. Su nombre significa "guardián de la frontera", y es debido a que en su origen se asentaron en los Cárpatos, en el límite oriental del Reino de Hungría, desde hace más de un milenio, vigilando la frontera húngara. No está muy claro como llegaron aquí, si eran las mismas tribus magiares que vinieron desde los Urales en el siglo IX o si fueron una primera oleada que llegó previamente en el siglo VII. En cualquier caso, su relativo aislamiento (especialmente tras la ocupación otomana de la mayor parte del territorio del reino de Hungría, que les separó de los húngaros occidentales, quienes quedaron en manos de los Habsburgo-Austria) les ha otorgado algunas de sus características culturales, su dialecto y costumbres propias.


Bandera székely.

Zonas de Rumanía con mayoría szekély (en amarillo), fundamentalmente en los condados de Hargita/Harghita, Kovaszna/Covasna y Maros/Mures. Es lo que se denomina país Székely o Székelyföld (en húngaro), y se encuentra en el centro geográfico rumano.

Territorio székely. La línea naranja es la frontera propuesta por el consejo nacional székely. Las zonas verdes son de mayoría húngara y las azules de mayoría rumana.


Durante la época del Reino de Hungría los húngaros székely vivían bastante bien, con un estatus de autonomía relativo y una productiva agricultura. Con la ocupación otomana en el siglo XVI, aunque perdieron soberanía, se las apañaron para preservar sus costumbres. En es mismo período, la otra parte (occidental) que quedó de Hungría adoptó cierta influencia germana de los Habsburgo, quienes posteriormente iniciarían la reconquista, por lo que muchos székely se consideran a sí mismos como húngaros más "auténticos" que sus vecinos de la actual Hungría.

Tras la primera guerra mundial y el tratado de Trianón, en 1920, Transilvania pasaría a formar parte de Rumanía. Los húngaros no eran mayoría en el conjunto de Transilvania, aunque su número no era muy inferior al de los rumanos, y había muchas zonas concretas donde los húngaros sí eran mayoría (sobre todo al este). Se inició un proceso de rumanización de los húngaros (más o menos a la inversa que hasta entonces: el Reino de Hungría había ejercido un fuerte proceso de magiarización a los rumanos antes). Después, y por menos de un lustro, durante la segunda guerra mundial, de 1940 a 1945, la parte norte de Transilvania volvió a formar parte de Hungría (segundo arbitraje de Viena), pero tras perder de nuevo la guerra, se volvió al estatus de Trianón y a incorporarse nuevamente a Rumanía.


Marosvásárhely (Tirgu Mures), ciudad de unos 130.000 habitantes donde en las dos últimas décadas han convivido una población 50% rumana y 50% húngara.

Población de Marosvásárhely. Hasta el final de la primera guerra mundial y el tratado de Trianon habitada fundamentalmente por húngaros, con una minoría rumana. A partir de ser transferida a Rumanía, la población rumana ha ido creciendo y la húngara disminuyendo.


En 1952, sin embargo, los székely consiguieron una gran autonomía al fundarse la Región Autónoma Húngara, en la zona donde se asentaba la mayor parte de húngaros (de sus 730.000 habitantes, un 77% eran húngaros y un 20% rumanos). En 1960 se añadió la región de Mures (con más rumanos que húngaros) para formar la Región Autónoma Húngara-Mures, diluyendo el peso de los húngaros hasta un 62%. En 1968, con el gobierno represivo de Ceaucescu, se suprimió toda autonomía y la antigua región se diluyó en tres provincias: Hargita, Covasna y Mures, con el mismo estatus que cualquier provincia rumana (es decir, subordinada a Bucarest, con un gobierno centralista similar al de Francia) y que no representaban ninguna nacionalidad. Tras la caída del comunismo y de la República Socialista Rumana, los székely soñaron con recuperar la vieja autonomía y autogobierno, pero no hubo ningún cambio. Y así hasta la fecha de hoy.


Kézdivásárhely (Tirgu Secuiesc), ciudad de unos 20.000 habitantes, casi todos húngaros.


Los húngaros de Transilvania se encuentran mayoritariamente en pueblos y pequeñas ciudades. Aunque hay un número importante de ellos en las grandes ciudades, su porcentaje es menor. Algunas localidades más importantes son las siguientes:

(ciudades de menos de 100.000 habitantes en total)
- Székelyudvárhely (Odorhieu Secuiesc): 96% de húngaros (unos 36.000)
- Kézdivásárhely (Tirgu Secuiesc): 91% (18.000)
- Gyergyoszentmiklós (Gheorgheni): 88% (15.000)
- Csíkszereda (Miercurea Ciuc): 81% (30.000)
- Sepsiszentgyörgy (Sfintu Gheorghe): 77% (41.000)

(ciudades de más de 100.000 habitantes en total)
- Tirgu Mures (Marosvásárhely): 45% (57.000)
- Satu Mare (Szatmárnémeti): 38% (35.000)
- Oradea (Nagyvárad): 25% (45.000)
- Cluj-Napoca (Kolozsvár): 16% (49.000)
- Brasov (Brassó): 7% (16.000)


Pese a que la constitución rumana dice en su primer artículo que Rumanía es un país unitario e indivisible (lo cual ya de entrada evapora la posibilidad de un territorio székely con autogobierno), permite a los municipios con más de un 20% de otra etnia el uso de su propia lengua en las instituciones, la educación y las señales y carteles oficiales, siempre junto con el rumano, aunque no permite la instalación de símbolos o banderas en edificios públicos (solo ondean la bandera rumana y la de la UE). Y los székely siguen utilizando su idioma y practicando su cultura (algunos apenas hablan algo de rumano). Muchos nacionalistas rumanos quieren abolir esto, y los húngaros se manifiestan de vez en cundo reclamando sus derechos y exigiendo un nuevo estatus de autonomía e incluso muchas veces la independencia. Desde Budapest se les apoya y se presiona al gobierno rumano, con lo que las relaciones entre ambos países suelen chirriar constantemente, sobre todo cuando la extrema derecha de alguno de los dos hace de las suyas. Por ejemplo a Gábor Vona, el secretario general de Jobbik, se le prohibió la entrada a Rumanía después de unas polémicas declaraciones en pleno territorio székely.


Manifestación a favor de la autonomía, con banderas székely, húngaras y de la casa de Árpád.


Los símbolos székely son un sol y una luna, y forman parte de su bandera, de color azul con una franja central horizontal amarilla. Hace unos años varios edificios oficiales en el territorio székely instalaron esta bandera, y el gobierno rumano trató de eliminarlas, constitución en mano (que no reconoce este territorio). Desde entonces en el parlamento de Budapest ondea una enorme bandera székely junto a la húngara como muestra de solidaridad.


Bandera székely en el parlamento de Budapest.


Muchos székely han ido emigrando de Transilvania desde que fueran absorbidos por Rumanía. Han pasado de ser el 25% de la población en 1920 al 18% actual. En números absolutos, se mantienen parecidos, es decir que la población rumana ha crecido considerablemente, mientras que la húngara se ha estancado. Aun así, si tenemos en cuenta que en 1992 había 1,6 millones de húngaros y en 2011 había 1,2 millones, significa que en dos décadas 400.000 húngaros han hecho las maletas. Sin embargo esto ha sido algo común en todos los países del este (incluida la propia Rumanía), ya que muchos de sus ciudadanos (especialmente los más jóvenes) han emigrado al extranjero. En el caso de los húngaros de Transilvania, la mayoría a ido a Hungría, Inglaterra, Irlanda o Alemania, y en el de los rumanos, a Italia o España.


Tusnádfürdö (Baile Tusnad), en el corazón de los Cárpatos, es una pequeña localidad de 1.400 habitantes en su mayoría húngaros, y en la que cada verano se celebra el festival Tusványos, el de mayor tamaño de la región Székely, al que acuden miles de jóvenes húngaros.


En 2010 el gobierno húngaro ejecutó una vieja promesa: encargarse de los húngaros que debido a Trianón vivían en los países de alrededor, y aprobó una ley mediante la cual se les garantizaba la nacionalidad húngara tras superar un examen de historia y lengua a dichos magiares étnicos. Se calcula que en 2013 unos 400.000 húngaros habían recibido de este modo la nacionalidad, de los cuales 280.000 eran húngaros de Rumanía (algo lógico teniendo en cuenta que son la mayoría). Sin embargo, la población de Hungría no ha crecido en estos años (de hecho ha disminuido), lo que significa que en realidad, más que mudarse a Hungría, lo han hecho a otros países más desarrollados. El pasaporte húngaro está más valorado y mejor visto que el rumano en la mayoría de empresas inglesas, irlandesas o alemanas, además de tener más facilidades legales.

La mayoría de húngaros étnicos fuera de Hungría no quieren ir al Estado húngaro, dejando atrás su tierra, familia o amistades. Tampoco es precisamente Hungría la tierra de las oportunidades. Quieren vivir donde están, en paz, con sus costumbres, cultura, idioma y educación, y autogobernarse, ser los que decidan sobre su presente y futuro, y no estar sometidos a las decisiones de Bucarest, Bratislava o Budapest.


Cluj-Napoca (Kolozsvár) representa muy bien el cambio étnico en gran parte de Transilvania desde que pasase a formar parte de Rumanía. En 1910, antes de la 1º guerra mundial, había un 14% de rumanos y un 82% de húngaros. En 2010, los rumanos eran el 81% y los húngaros el 16%.

Nota: las tablas, gráficos e imágenes se han extraído de wikipedia.

9 comentarios:

  1. Interesantísimo artículo, especialmente para quienes nos sentimos atraídos por la historia húngara. Desconocía gran parte de lo que cuentas. Sigue así!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me alegro que lo encuentres interesante, sobre todo porque es un tema poco conocido fuera de estas fronteras. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Antes de 1900 la población rumana fue descendiendo, pero en cambio la húngara fue aumentando, antes de 1850 se desconoce el origen de la población, pero se puede ver que la rumana estaba siendo reducida, puede ser que esa tierra fuese rumana desde antes.

    ResponderEliminar
  4. Los Szekely (secui en rumano) son los húngaros que viven en las actuales provincias de Harghita y Covasna, el resto de húngaros de Rumania no se consideran Szekely y también forman importantes minorías en Cluj, Oradea, Satu Mare, etc..
    En Transilvania la situación es a veces tensa entre húngaros y rumanos, aunque también hay muchos matrimonios mixtos y en general la convivencia es normal.
    La discusión nacionalista está en cual de los pueblos llegó antes a Transilvania, y en esto los rumanos se suelen poner intransigentes afirmando que el pueblo rumano siempre estuvo allí ya que desciende directamente de los dacios. Esto es bastante improbable ya que existen evidencias de que el idioma rumano se formó al sur del Danubio en contacto con el albanés, pero bueno como tanto húngaros como rumanos son tan nacionalistas mejor no discutir.
    También hay que decir que durante el Imperio Austro-Húngaro los rumanos carecían de derechos en Transilvania y que no podían vivir en las ciudades a no ser que abandonaran el cristianismo ortodoxo y se convirtieran al catolicismo a través de la iglesia greco-católica que sólo era para rumanos y ucranianos y es por eso que ciudades como Cluj (Kolozsvar) fueran de población mayoritariamente húngara.
    Por otra parte en Transilvania existía una importante minoría alemana que casi a desaparecido.
    También recordar que en la época de dominación austro-húngara existía libertad religiosa en Transilvania, y en todos los pueblos y ciudades de Rumanía donde hubo o hay húngaros y alemanes encontraremos iglesias católicas, calvinistas, luteranas y unitarias.

    ResponderEliminar
  5. Bueno todo es muy discutible,primero la fuente,segundo realmente cuando aparece Rumanía?,y de allí empezar a atacar cabos,para darse cuenta de las invenciones históricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bueno wikipedia no es la panacea, y los censos de hace un siglo tampoco eran muy fiables, pero el objetivo es hacerse una idea, desde luego no se puede negar el cambio poblacional previo a la guerra mundial al de decadas despues, cifras aparte.

      Eliminar
  6. Muy bueno el artículo sobre un tema del que se habla poco. Me llama la atención algunas actitudes de Rumania, como esa negación a la población székely a su identidad cultural y autonomía nacional. Debería haber en su lugar, un compromiso por la convivencia fraterna, la tolerancia y la aceptación de la pluralidad de la geografía humana de Rumania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, totalmente de acuerdo con lo que comentas, por desgracia los politicos muchas veces buscan mas el voto facil que arreglar de verdad los problemas... Un saludo!

      Eliminar
  7. Gracias a la flexible e inteligente política de los húngaros en Transilvania durante la dominación turca Una parte de Rumanía no pertenece a Turquía

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...